11 feb. 2011

Cómo escribir un buen sketch de humor

  • El sketch ha de ser gracioso. Un sketch deprimente y repulsivo suele no ser gracioso. Causar una profunda tristeza en el lector, o inspirarle a autolesionarse y/o suicidarse demuestra que el sketch no cumple con su finalidad.

  • Debe ser escrito de izquierda a derecha, y de arriba a abajo. 
     
  • El sketch ha de tener un principio y un final. Un guión que carece de final suele hacerse muy largo para el espectador estándar. Respecto al principio, suele ser recomendable para que los espectadores se enganchen a la historia , si bien no es tan imprescindible como el hecho de tener un final.

  • Se mencionará SIEMPRE a algún personaje histórico, preferiblemente escritor, filósofo o científico poco conocido. Dará pie a que se nos considere como escritores de “humor inteligente” y disimulará la falta de ideas.

  • De entre todos los personajes del guión, han de diferenciarse claramente a un “listo” y un “tonto”. ¡ATENCIÓN!: Los sketches sobre política y religión también deben incluir a un listo, sea como sea.

  • Si queremos ganar aceptación, citaremos a los Monty Python como una de nuestras referencias. Si queremos parecer originales, negaremos haber oido hablar de los Monty Python en nuestra vida. 
     
  • Ante la habitual falta de un buen clímax final, podemos recurrir a la aparición de un conejo-humanoide u otro personaje del estilo y considerarnos humoristas surrealistas.

  • Introduciremos contínuamente frases comparativas. Suelen tener más éxito que el chapista de Mazinger Z.

No hay comentarios:

Publicar un comentario